La alcantarilla

Estaba completamente desnuda, por lo menos eso fue lo que vi de su cuerpo mientras me acercaba a la alcantarilla donde estaba clavada como una flecha mostrando esos enormes glúteos circundantes, perfectamente alineados con su prodigioso derrier, el hilo dental recorría toda su circunferencia mostrando inequívocamente su desenfado, sus curvas completamente armonizadas con la cintura, un stradivarius originalmente tallado en la oscuridad de mis pensamientos sórdidos que contrastaba suspicazmente con la rugosidad de la acera, evocando mis últimos recuerdos húmedos, como aquella noche lluviosa que caía como un block de ocho pulgadas sobre mi y me recordaba que era un fracasado, un losser, un maldito enfermo hijo de nadie que nunca tendría la más mínima oportunidad para demostrar que podía hacer algo valioso en la vida, ser alguien, así era la noche y así me sentía hasta que la vi con mis propios ojos de lagarto verde petrificado, me detuve, di un par de pasos hacia ella decidido a verificar los detalles de mi hallazgo, sus poros, todavía, se manifestaban en una exquisita piel de gallina que denotaban el correcto funcionamiento del musculus erector pili o bien, su facilidad para congraciarse con la vanidad y el erotismo, me acerqué, me saqué los ojos y los fijé en aquel paisaje surreal que había encontrado, me ruboricé igual que ella, noté el fino bordado de su ropa interior, tal y como lo había visto en las revistas pornográficas, un noventa y un por ciento de seda y un nueve por ciento de spandex, los bordes estampados adheridos a la piel como un parásito, delineando lo indescifrable, iba a tocarla, pero entonces analicé el contorno de sus muslos, perfectos, dignos del espejo o de Velásquez, no pude hacerlo, como otras tantas veces en mi vida que no pude hacerlo, que me acobardé, pero coño ahora era diferente, un bella mujer yacía bajo mis pies, semidesnuda, apacible, indefensa, quizás muerta, y sólo yo estaba ahí para atestiguar el magnicidio, tenía que hacerlo, era el momento de reivindicar mi poca hombría, me incorporé de nuevo, me pasé las manos por los ojos nublados y la frente sudada, saqué mi celular y busqué desesperadamente el marcado rápido que correspondía al número de la policía, no hay señal, maldición, será este mi destino, pero recuerdo el bbchat, por suerte tengo un blackberry, entro al menú y me dispongo a enviar un mensaje, pero a quién, la miro de nuevo, se ve tan desvalida, tan inerme, tan…tan hermosa, siento un cosquilleo en el área del bolsillo izquierdo, vislumbro un imperceptible bulto entre las dos piernas de las prominentes nalgas en la alcantarilla, lo interpreto carnoso, delicado, suculento, meto mi mano izquierda en el bolsillo izquierdo, la miro, es como una diosa dormida, la bella durmiente pero con hilo dental, lo siento duro como un roble, guardo el blackberry en el bolsillo trasero derecho, me desabrocho el pantalón, bajo el zipper, no tengo ropa interior, típico en mi, me lo saco, comienzo a masturbarme, mirándola, imaginándome penetrando en aquel diminuto bulto, en la alcantarilla de mis sueños, en mi mediocridad, entonces veo las luces de la sirena de la policía reflejadas en sus nalgas, no me dio el tiempo, he fallado de nuevo.


2 pensamientos en “La alcantarilla

  1. Muy buena narración, el erotismo femenino atrapa la estupidez del protagonista, entregándolo de la manera más fácil al orden, que en este caso supone la policía, pero bien podría tratarse de algún tipo de conciencia universal que lo castiga por volcarse tan descaradamente ante una sexualidad inerte.

    • Todos tenemos un poco de aberrados, la diferencia radica en que no tomamos partido en decisiones aberrantes. Cualquiera puede sentirse atraído por unas nalgas brasileñas en esas condiciones, pero es la decisión de llamar a la policía lo que nos devuelve la condición de seres humanos. En este caso, el deseo torcido puede más que la naturaleza solidaria del hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s