La lluvia me moja hasta el alma – le dijo el poeta a su mujer.

A mi también me moja – contestó ella con la mirada perdida.

Anuncios